Skip to content

MAGIA MIXTECA, ZAPOTECA, MIXE ENTRE MUCHAS MÁS SE APODERÓ DEL PUEBLO COLIMENSE

enero 25, 2010

Sábado 23 de enero de 2010, es una fecha que los colimenses que asistieron al teatro Hidalgo no podrán olvidar en mucho tiempo; la magia cultural del pueblo oaxaqueño cautivó y embelesó los más de 450 espectadores que se dieron cita en tan importante recinto cultural de la capital de Colima.

Gente de todos los estratos económicos apreciaron un programa cultural de talla internacional, entre tradiciones y modas, los colimenses fueron testigos de una de las expresiones oaxaqueñas y mexicanas más famosas en  el mundo, LA GUELAGUETZA “danzas de las 8 regiones, joya invaluable del pueblo oaxaqueño” poseyó por más de 2 horas el escenario cultural más importante de Colima.

Eran las 20:30 horas, el teatro Hidalgo estaba lleno, la multitud se apoderó de todas las localidades, los pisos alfombrados del recinto fueron testigos de la convivencia entre ricos, clasemedieros y pobres, empresarios, oficinistas, obreros, vendedores, clérigos y un sinfín de distintas profesiones y ocupaciones.

El escenario estaba envuelto en una obscuridad que pronto sería historia, un oaxaqueño arribo junto con su dama de compañía, la sostenía con la mano derecha, tomo asiento, y acarició a su compañera de mil compromisos, la afinó y entonó una canción en honor a las mujeres oaxaqueñas de las 8 regiones que comprenden el Estado del Benemérito de las Américas, una por una las ocho representantes de las féminas de Oaxaca hicieron acto de presencia, todas y cada una de ellas portando sus trajes típicos; la guitarra y el oaxaqueño alzaron sus voces al cielo para que volviera la vista a la tierra y se admirara con las bellezas mixtecas, mixes y zapotecas.

La integrante más joven de la delegación dancística realizó varias piruetas sobre el escenario, abajo, unos niños del público la imitaban, las luces se fundieron en perfecta armonía con la música, el performance titulado  mujer oaxaqueña enganchó la atención del respetable y multicultural  auditorio.

Tras la coreografía contemporánea llegaron las tradicionales, sones jarabes y fandangos fueron los primeros, el público aplaudió todos los bailes, especialmente los del istmo de Tehuantepec: al compás de la canción mixteca, las mujeres ataviadas con sus trajes de tehuanas, los huipiles y faldas bordados en terciopelo, y sus resplandores maravillaron a los asistentes.

Tras los fandangos del istmo vinieron los jarabes, sones y las inconfundibles chilenas de la costa chica, misma que Oaxaca comparte con el hermano Estado de Guerrero, en este apartado los versos picarescos de los oaxaqueños hicieron reír al respetable y sonrojaron a más de uno, “anoche mi negra al pasar por tu casa, se me apagó mi velita, y en vez de chingarte a ti mi negra, que me chingo a tu abuelita”; y por su puesto la banda de viento no pudo dejar de interpretar una melodía del compositor más grande de la costa chica, y las notas de Pinotepa nacional del maestro Álvaro Carrillo inundaron el teatro que hace honor al nombre del libertador y padre de la independencia mexicana.

Tras la oleada de los ritmos alegres de Oaxaca, arribaron los más representativos, la Flor de Piña y la Danza de la pluma se presentaron sabiéndose los amos y señores de la GUELAGUETZA, el primero, presumiendo la belleza y gracia de las mujeres oaxaqueñas, y la segunda, demostrando la exquisitez que mixtecos y zapotecos alcanzaron en cuestiones de danza, los penachos gigantescos sorteaban y cortaban el aire mientras sus portadores brincaban y daban piruetas en el escenario.

La gente se puso de pie y aplaudió la entrega de los danzantes, los organizadores del evento se presentaron en el escenario, las autoridades municipales dieron las gracias al público asistente y pidieron un aplauso para el director del Grupo Cultural Oaxaca, arte, fiesta y tradición, por todo el esfuerzo que ha realizado para impulsar y preservar los valores culturales del pueblo oaxaqueño, tanto en el país como en el extranjero.

El maestro Joaquín Alberto Vásquez Sánchez agradeció a los colimenses por su hospitalidad, sensibilidad y recepción hacia con la cultura y la gente de Oaxaca, resaltando la importancia de mantener vivas las tradiciones que nos dan identidad como mexicanos.

Al termino de la actuación en el teatro Hidalgo, se invitó a los asistentes a recorrer las calles del primer cuadro de la ciudad para realizar la calenda; la delegación dancística arengó a los presentes a unirse, mientras caminaban por las calles los juegos pirotécnicos estallaron en el aire soltando su olor característico que indica e incita a las personas a unirse a las fiestas de los pueblos; la calenda llegó al jardín Torres Quintero donde se encontraron con los artesanos del grupo Cultural Oaxaca, arte, fiesta y tradición, con quienes convivieron al ritmo de chilenas, sones y jarabes, la gente intercambió pasos de baile tanto con sus acompañantes como con los integrantes de la delegación oaxaqueña.

Una nota de trompeta escapó y saltó a la libertad para hacerse uno con el aire, en ese momento todos los instrumentos callaron, la gente indicó que aquel sonido fue el responsable de indicar que la fiesta había terminado, sin embargo la tristeza pasó de largo, pues los artesanos y el grupo Cultural Oaxaca, arte, fiesta y tradición permanecerán en la ciudad de Colima hasta el 31 de enero.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Adria!!! permalink
    enero 25, 2010 8:03 pm

    Me encantó, GRACIAS por escribir esto sobretodo para quienes no tuvimos la oportunidad de asistir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: